viernes, 6 de mayo de 2011

Y sí, llegó el día en el que me di cuenta de que la vida está para reírte de ella y no con ella, que si te caes, sólo tienes que levantarte, que la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, es dar cariño al que te lo da, y no fallar nunca a los que no te han fallado. Es disfrutar de cada segundo como si fuera el último. Es salir un sábado y estar sin pasta un domingo, tener las cosas claras y decidirte en el último momento, jugar con fuego y quemarte, hacer estupideces sin parar pero que no te importe lo que piensen los demás, ponerte guapa para el amor de tu vida y después pasar de él, abrazarte a quien te abrace y a quien no quieras no te abrazas y punto, porque sentir dolor es inevitable, pero sufrir es opcional...

No hay comentarios:

Publicar un comentario